Prisiones

prisiones


prison_market

No hay mejor manera de poner a prueba la funcionalidad, resistencia y durabilidad de un accesorio de plomería que en el interior de unas instalaciones penitenciarias. El vandalismo, las peleas y los disturbios de los reclusos pueden causar daños costosos a las prisiones, cárceles y centros penitenciarios. Un ejemplo de esto fueron los disturbios de 2009 en la prisión para hombres de Chino, California, que duró casi 12 horas y resultó en aproximadamente 6 millones de dólares en daños, en parte por los destrozos causados a los lavabos e inodoros que fueron arrancados de las paredes y rotos.

Además de los costos relacionados, los accesorios de plomería rotos o dañados por los prisioneros tienen el potencial de convertirse en armas, lo que genera situaciones de peligro para los reclusos y el personal. En los disturbios de la cárcel de California resultaron heridos 250 reclusos, 55 de los cuales fueron hospitalizados debido a la gravedad de sus lesiones. Los informes de noticias indicaron que muchas de esas lesiones fueron causadas por "armas creadas gracias a la oportunidad presentada".

Nuestros fabricantes construyen una variedad de productos para el mercado penitenciario. Los productos de plomería de seguridad son fabricados específicamente para los entornos institucionales, como las prisiones, las cárceles y los centros penitenciarios. Sus productos deben ser puestos a prueba en este entorno y han pasado y superado los requisitos de las instituciones correccionales.

Algunas ventajas de usar accesorios de plomería de seguridad son:

  • Accesorios construidos de acero inoxidable de alto calibre, lo que añade durabilidad y una resistencia superior la que ofrecen los accesorios de porcelana.
  • Soldaduras invisibles; no quedan huecos o uniones donde se pueda guardar contrabando.
  • Los accesorios toleran 2.5 toneladas de peso sin sufrir deformaciones permanentes.
  • Ideal para construcción o renovaciones; los accesorios pueden ser diseñados para ajustarse a los diseños existentes.
Volver a Mercados